Recordando Wikileaks

Hace unos meses una intrépida página de internet, Wikileaks, publicó documentos secretos sobre la violación de los derechos humanos (parece que los pobrecillos soldados gringos se aburrían y les gustaba jugar tiro al blanco con la población civil) en Irak; la presión de USA sobre varios países de América Latina y de Europa para cambiar leyes (por ejemplo las de derechos de autor, como la ley Sinde en España y ACTA en México) entre otras muchas porquerías. El líder de esa página se llama Julian Assange y fue arrestado por haber dicho la verdad. Ahora enfrenta un juicio (por una supuesta violación) con la finalidad de extraditarlo a USA.

Además de toda la porquería de varios gobiernos y empresas, salieron a la luz los puntos débiles de muchos sistemas en los que confiamos ciegamente. Mastercard, Visa y Paypal bloquearon las cuentas de Wikileaks y Assange. También se bloqueó el acceso a la página de Wikileaks (no sé quién se encargó de esto ¿la ICANN?).

Internet ha sido un ícono de la libertad de expresión y el libre tránsito de información en nuestra época. Sin embargo, el caso Wikileaks es un claro ejemplo de que toda esa “libertad” depende de un organismo central, que a su vez es manejado por grupos de poder en USA.

Hoy 13 de julio del 2011 Julian Assange está siendo juzgado. Espero (me sumo a la voz de muchos) que Julian sea liberado. Espero que esto no se olvide. Espero que se reflexione sobre la justicia, la libertad y cómo defenderla en la era digital. Internet es una gran herramienta, no debemos dejar que le pongan cadenas.

Deja un comentario