El palimpsesto como protesta popular

2014-02-24 Instituto del petróleo se vende b

Bajo la premisa de que “una mentira repetida mil veces es verdad”, los políticos mexicanos derrochan grandes cantidades de dinero para pagar spots en radio y televisión, anuncios espectaculares y carteles en los medios de transporte. Pero no se limitan a la publicidad sino que también compran medios de comunicación, como sucedió con la promoción que televisa hizo a Peña Nieto, un caso que difundió y publicó The gardian, o con el pago que se realizó para que Peña Nieto apareciera en portada de la revista Time.

Una noticia amañada o un spot televisivo buscan convencernos, aparentando veracidad, sin darnos oportunidad de respuesta. A diferencia de un debate, donde se discuten y argumentan ideas, lo que se intenta es que el ciudadano sea un receptor pasivo al que no se le da oportunidad de respuesta.

Es aquí donde entra el palimpsesto. Originalmente, este término se refiere a manuscritos en los que una parte ha sido borrada para escribir algo diferente. Pero, en un sentido amplio, podemos entender al palimpsesto como un mensaje en el que se ha modificado algo con la intención de trastocar el sentido general.

Palimpsestos son los anuncios espectaculares con bigotes pintados, sonrisas chimuelas o parches de pirata. Esta clase de palimpsestos son muy comunes, aunque inocentes. Pero el palimpsesto también puede servir para transmitir mensajes políticos o sociales y es una de las formas más simples en que una forma distinta de pensar se manifiesta.

He recopilado los siguientes palimpsestos en en metro de la Ciudad de México. El primero de ellos fue recogido en junio del 2012, antes de las elecciones presidenciales y después de que surgiera el movimiento 132. Este palimpsesto consiste en una modificación del logotipo de la estación Niños héroes de la línea verde y reúne el sentimiento hacia este movimiento que tomo consciencia de forma valiente.

2012-06-25 132 Niños héroes

En febrero del 2013, después de que Peña Nieto fuera electo presidente de México, capturé en siguiente palimpsesto en una puerta del metro. La leyenda original decía “por su seguridad no se recargue en la puerta”, mientras que en la modificada se lee: “por su seguridad jamás confíe en sus gobernantes”.

2013-02-08 No confíe en sus gobernantes

Finalmente, el último ejemplo fue tomado en la línea roja. En la estación Instituto del petróleo se impuso la leyenda “Se vende” acompañada de una imagen tomada del juego Monopoly donde se ve correr con un costal de billetes. La imagen, por supuesto, alude a que la privatización de Pemex es un robo.

2014-02-24 Instituto del petróleo se vende

Los disidentes no cuentan con una fuerza mediática tan potente como la del estado. Por eso se usa el palimpsesto 1) porque aprovecha un medio de alta visibilidad y así se intenta garantizar su difusión y 2) porque el sentido del humor y el ingenio son importantes no sólo porque se ridiculiza el mensaje original sino porque el humor se yergue como ejemplo de inteligencia. En el fondo es una lucha de la verdad y la inteligencia contra el poder económico y mediático.

Deja un comentario