Una señal extraterrestre

Proyecto de ciencias

Hoy me desperté con una noticia que me hizo saltar de la cama: “encuentran señal que podría provenir de civilización extraterrestre”.

Casi a diario, los medios de comunicación están inundados de supuestos descubrimientos que cambiarán rumbo la humanidad: una cura milagrosa para el cáncer, un motor que no contamina, un método para hacer un reactor de fusión nuclear en la comodidad de tu azotea…

Ya sea por ignorancia o con la intención de ganar audiencia, se difunden estas notas que son en su mayoría imprecisas, exageradas o de plano completamente falsas. Así que, a pesar de mi excitación inicial, decidí tomarme la cuestión de la señal extraterrestre con calma.

La nota, aunque procedente de una fuente respetable como lo es Aristegui, tenía poca información. Eso sí, estaba acompañada de un bonito vídeo con una sugerente y evocadora galaxia de fondo. Primero revisé los comentarios para ver si había algo de interés. ¡Y vaya que si! Son una joya.

Está el que vive en una novela de ciencia ficción: “Somos un experimento de seres de otro tiempo”.

El futbolero: “la señal decía que chingue madre el América”.

El conspiranóico: “ya lo había dicho Snowden”.

El que siente que pelear contra extraterrestres es como ocultarse del abonero: “no la contesten, no sean idiotas, tienen tanta tecnología nos van a aplastar”.

El religioso confundido: “va a desaparecer mucha gente y dirán que fueron los extraterrestres pero fue Jesús”.

Después de leer este mosaico de nuestra variopinta sociedad, decidí buscar el comunicado oficial del SETI (búsqueda de inteligencia extraterrestre, por sus siglas en inglés). En efecto, fue detectada una extraña señal que parece provenir de la estrella HD164595, en la constelación de Hércules. Además, se sabe que en dicha estrella hay un planeta similar a Neptuno que difícilmente podría albergar vida, aunque no se descarta la existencia de otros planetas similares a la tierra. Sin embargo, el mayor problema para adjudicar esta señal a una fuente extraterrestre es su intensidad: es demasiado fuerte, lo que hace improbable que venga de un sitio tan lejano, incluso si fue apuntada directamente hacia la tierra. Lo más probable es que se trate de una interferencia. Sin embargo, la señal se sigue investigando. Quién sabe, tal vez pronto podamos decir hola.

 

Deja un comentario