Más allá de la piel

Era un amor apasionado como ninguno, entre besos, sábanas y mordidas. Cuando le dio la primera dentellada fue casi tierno, amar más allá de la piel, hasta la carne. Así lo fue devorando, primero las plantas de los pies, luego los muslos, la yugular… Al final quedaba un solo bocado pero no se lo comió, simplemente eructó de satisfacción y se fue. El corazón se retorcía en el plato.

Guy Mirris - A fork in the road

Deja un comentario