Del dicho al lecho… Salvador Novo y Efraín Huerta.

La tradición popular forma un marco de referencia que todos conocemos y que, frecuentemente, es retomado por los escritores para elaborar sus textos. En los siguientes ejemplos, dos poetas mexicanos, Salvador Novo y Efraín Huerta, reformulan un bien conocido dicho de habla hispana:

Del dicho al hecho hay mucho trecho

Al reconocer estas palabras, el lector espera una cierta construcción semántica. Sin embardo, Novo y Huerta han realizado un cambio mínimo que implica un gran cambio de sentido.

El primer poema pertenece a Sátira, de Salvador Novo, un libro bien conocido por su ingenio sexual y punzante. En este texto, el autor hace burla de sí mismo y se lamenta de una enfermedad sexual que le impide “pasar del dicho al lecho”.

1961

Desde que el huevo se me hinchó derecho
(transposición se llama esta figura)
tanto disminuyó mi donosura,
que paso rara vez del dicho al lecho.

No vale darme ya golpes de pecho;
pues esta menopáusica criatura,
privada de vigor, sólo procura
rendir al mingitorio su provecho.

Resignación. Consistan mis jolgorios
en disfrutar, porque los haya bien gua-
recido, mis recursos supletorios.

Ejerceré, mientras su fuerza mengua,
la función que por méritos notorios
me adscribe a la Academia de la Lengua.

El segundo es un poemínimo donde Efraín Huerta modifica el refrán original de forma “mínina”: agrega un título, cambia el sonido de una letra y separa en versos. Al alterar la palabra hecho por lecho, le da un sentido sexual a la frase y crea un efecto humorístico y estético.

DISTANCIA

Del
Dicho
Al
Lecho
Hay
Mucho
Trecho

Deja un comentario