Archivo de la categoría: Artículos

Un vistazo a la poesía visual

Vasily Kamensky - Poema al sol

Vasily Kamensky – Poema al sol

Es bien sabido que la poesía tiene una alianza con el sonido. La misma designación del género lírico toma su nombre de la lira, el instrumento musical con el que en la Antigüedad se acompañaba el canto y recitación de este tipo de obras. Para muchos teóricos contemporáneos la poesía tiene su esencia en la musicalidad. Por ejemplo, para Jakobson:

El discurso poético surge de una compleja disposición rítmica, de la selección y combinación de las palabras en una secuencia dominada por el principio de equivalencia, es decir, de los lazos estrechos, semánticos y fonéticos de los signos (Marchesse y Forradellas 323).

En las definiciones de poesía, las palabras más frecuentemente utilizadas son sílaba, rima, ritmo, métrica, etc. A pesar de esto, es necesario enfatizar que la poesía no depende exclusivamente de dimensión fonética, y que en su búsqueda de nuevas formas de expresión y originalidad, son muchos los poetas que han hecho poesía visual. El objetivo de este artículo es exponer esas formas literarias en que se conjuntan la poesía y la imagen.

Sigue leyendo

Del dicho al lecho… Salvador Novo y Efraín Huerta.

Salvador Novo y Efraín Huerta, reformulan en su poesía un bien conocido dicho de habla hispana:

Del dicho al hecho hay mucho trecho

Al reconocer estas palabras, el lector espera una cierta construcción semántica. Sin embardo, Novo y Huerta han realizado un cambio mínimo que implica un gran cambio de sentido.

Sigue leyendo

El matrimonio no es natural

1914_matrimonio-igualitario_620x350

La idea de lo natural es una de las más arraigadas en Occidente. Ha sido vista como un estado originario y, por lo tanto, de orden perfecto y armonioso equilibrio. Muchos filósofos y pensadores han recurrido a ella para justificar sus razonamientos, pero basta echar un vistazo a sus teorías para darnos cuenta que lo que es natural y obvio para unos, puede ser abominable para otros. Por ejemplo, para Aristóteles, que vivió en un sistema de producción esclavista que le permitió filosofar, la esclavitud era natural.

Sigue leyendo

Breve guía para fotografiar luciérnagas

DSC09639_03

Este pequeño manual contiene algunas recomendaciones para ayudarte a captar mejores imágenes en el santuario de las luciérnagas en Tlaxcala sin necesidad de una cámara excesivamente costosa. Intentaré explicarlo de la forma más clara posible, pero aún así tiene un nivel de complejidad de intermedio a avanzado, por lo que es recomendable que estés familiarizado con los conceptos básicos de la fotografía. No es necesario equipo excesivamente caro, pero, eso sí, mucha creatividad y paciencia.

Sigue leyendo

Lluvia dorada, el origen del mundo y el arte feminista.

Laurence, hija de Georges Bataille, el escritor de Historia del ojo, fue una de las modelos preferidas de otro artista transgresor, el pintor Balthus. En este cuadro, encerrada en su habitación, mantiene una relación sexual con la luz que entra por la ventana.

balthus-the-room-1953

Sigue leyendo

Los orígenes de la Candelaria. Rastros paganos de una celebración de primavera

tamales

En el día de la Candelaria se celebran dos eventos. El primero de ellos es la presentación del niño Jesús ante el templo de Jerusalem (Lucas 2:22). El segundo es la purificación de la Virgen. Y aquí hay que recordar que, de acuerdo al Antiguo Testamento, una mujer es inmunda durante los días subsecuentes al parto. Será sólo hasta el día cuarenta y después de que sea redimida en un ritual descrito en Levítico 12 que se considerará limpia de nuevo. Es por eso que entre el nacimiento de Jesus (24 de diciembre) y la Candelaria (2 de febrero) transcurren cuarenta días. Y su nombre se explica, por lo menos para la liturgia católica, por las velas o “candelas” que simbolizan la luz del niño dios. Todavía en varios lugares, como Andalucía, se encienden inmensas hogueras en esta fecha. Sin embargo no queda muy clara la relación entre la presentación del niño, la purificación de la Virgen y las velas. Ni tampoco con la tradición mexicana de comer tamales y el muñequito de la rosca de reyes. Y es que para entender mejor esta singular unión habrá que interrogar a la historia.

Sigue leyendo

El solsticio de invierno, la navidad y otras religiones

Cuando los conquistadores españoles llegaron a tierras americanas, se sorprendieron de la semejanza que había entre la navidad y las celebraciones que los mexicas dedicaban a su principal dios. Según la leyenda, Huitzilopochtli había nacido el último día del mes Pānquetzaliztli, lo que en los calendarios actuales equivale al 18 o 19 de diciembre. Pero había sitios, como Malinalco, en lo que hoy es el Estado de México, donde Huitzilopochtli era celebrado el 24 de diciembre. Así que en las mentes de los conquistadores debió surgir una gran pregunta ¿a qué se debe que este dios pagano haya nacido en la misma fecha que Jesús? No faltaron las explicaciones teológicas, como que Jesús había predicado en América y perduraban sus enseñanzas, aunque deformadas. Independientemente de la razón, los evangelizadores aprovecharon la coincidencia para implantar a su propio dios: “sigan celebrando pero en vez de adorar a Huitzilopochtli adoren Jesús”.
Huitzilopochtli
Sigue leyendo

Legítima defensa

Violencia legítima

La captura y posterior liberación del activista Sandino Bucio Dovalí ha puesto en crisis la narrativa que atribuía los actos violentos en las manifestaciones por Ayotzinapa sólo a “infiltrados” del gobierno. Es cierto que esta es una técnica sucia para desacreditar a los disidentes políticos que se ha usado (y se sigue usando) desde hace décadas por el gobierno mexicano. Pero también lo es que esta explicación no alcanza para captar la complejidad de la realidad social. Muchos grupos han optado por la “violencia legítima” o la “acción directa”. Y en muchas ocasiones no se trata de grupos de marginados económicos y con bajos niveles de estudio, como han querido hacer ver periódicos como La razón, al trazar su “Perfil del anarquista”. Al contrario contrario, muy frecuentemente se trata de estudiantes que consideran que las manifestaciones pacíficas no sirven para nada y han decidido dar un paso más allá. El caso de Sandino es especialmente representativo porque sus acciones no sólo hablan por sí mismo, sino, como dirigente, por gran parte de su grupo.

Sigue leyendo

Ayotzinapa, una metáfora para México

Fue el estado

Ayotzinapa es un punto de no retorno para eso que llamamos México. Sin embargo, lo que hace a esta masacre excepcional no es su violencia ni tampoco que haya sido perpetrada por el estado. Porque, a pesar de que los noticieros televisivos se empeñen en decir lo contrario, el crimen y la impunidad del estado son una vieja tradición en nuestro país (v. Vicente Alfonso, No se olvidan)

La diferencia radica en las grandes caminatas, o casi peregrinaciones; en las protestas en el Zócalo donde se lanzaron globos o se pusieron veladoras; en las exigencias dolientes más dignas que cualquier discurso del estado; en las peticiones de renuncia a Peña Nieto; en los cientos de artículos, crónicas , tweets y memes que circulan en la red; en suma, en todas esas manifestaciones que no son sino el hartazgo y la vergüenza materializados. Pronto han llegado también las obras de arte, como los óleos Aún no nos han entregado los cuerpos, de Helen Bickham, o Ayotzinapa, de José Gama.  Pero sería injusto no señalar que muchas manifestaciones espontáneas y populares son verdaderas obras de arte: instalaciones, performances, ready mades o happenigns que tienen mucho más alma que gran parte de lo que se vende en casas como Christie’s. Estas manifestaciones nos maravillan y nos mueven, precisamente porque la condición esencial del arte es que surja de las exigencias del espíritu, como todas ellas lo han hecho.

Sigue leyendo

Anotaciones para ir a la deriva.

774571_519128964773938_1637421206_o

Fotografía: sitio de Preludios en Facebook

Ensayo sobre Preludios: las otras partituras de dios (2012), de Rafael Rangel.

La locura está en todas partes. Está ahí al encender la televisión y ver a comediantes fingiéndose locos y a locos explotados por “comediantes”. En la calle, pues atraen la mirada los que están rodeados de perros, los que vagan o deliran, los que ahí viven. Incluso la locura está en nosotros mismos: afirmar “es que estoy loco” es sinónimo de originalidad e individualidad.

Sin embargo, la locura, la verdadera locura y no sus reflejos, es imposible de transmitir con palabras. La Razón que organiza, escrutina y escribe puede ver a la locura sólo desde lejos. Internarse en ella es comenzar a experimentar pero dejar de entender, es sumergirse en las aguas de lo misterioso y lo incomunicable. Por eso, o no sabemos nada de la locura o estamos locos sin saberlo.

Sigue leyendo