El camino de la verdad discurre a través de las mentiras y los sueños: Ursula K. Le Guin

Ursula K. Le Guin

La ciencia ficción me atrae pero también me decepciona. Muchos relatos de ciencia ficción saben vislumbrar problemas de gran interés y los plantean con habilidad al principio de la trama, pero después de alcanzar el punto más álgido del libro, que con suerte se encuentra a la mitad, se llega al final sólo por una especie de inercia de las palabras. Quizás por falta de sensibilidad de los autores o la falta de oficio, pero todo termina desinflándose.

Aún así sigo buscando… y la búsqueda me llevó a conocer una feliz excepción: Ursula K. le Guin.

Ahora tengo a mi lado su libro “Planos paralelos”. Debo confesar que su portada, con aviones inertes sobre un gris apagado, estuvo a punto de evitar que lo comprara. La contraportada tampoco ayudó mucho. Pero las primeras páginas del libro bastan para caer en su encanto. Le Guin tiene una forma muy peculiar de narrar. Sus historias tienen un gran poder imaginativo y poético. Sus razas extraterrestres se parecen mucho a la nuestra. Se parecen gracias a la mirada de la narradora, una mujer sensible, inteligente y con un penetrante sentido del humor que sabe ver en las otras razas un espejo de lo que sucede en la nuestra: la violencia, la crueldad, el estoicismo, la soledad y la búsqueda de la felicidad.

No dejen de leerlo. Dejo algunas citas para que se animen a conseguirlo:

Al no tener sueños, no cuentan historias y por lo tanto no tienen la necesidad del lenguaje. Sin lenguaje no hay espacio para la mentira. Tampoco para el futuro. Viven aquí y ahora, en perfecto contacto. Viven en la más pura facticidad. Pero no pueden vivir en la verdad, porque el camino de la verdad, dice el filósofo, discurre a través de las mentiras y los sueños (“La isla despierta”, 173)

La siguiente cita se la dedico a mi amada Sandy y a las feministas. Es de un cuento donde las mujeres hacían “otros trabajos a los que no se llamaba trabajo, sino lo que hacían las mujeres”. Si embargo, ellas decidieron el destino de sus tribus.

-No dijimos que lo hicierais- dijeron los ancianos

-No obstante- dijo la mujer Imfa-, hecho está (“Cuentos tristes de Mahigul”, 130)

Campo de la risa en las pp. 127, 128,

Ursula K. Le Guin, Planos paralelos, trad. Manuel Manzano, Minotauro, Barcelona, 2005.

Deja un comentario