Cosmos 34 años después

NCOS7200

Me alegró descubrir que en el primer capítulo de la nueva serie Cosmos, además de temas científicos de relevancia, se muestra a la ciencia vinculada con la sociedad. Esto es algo de lo que estaba consciente el gran astrónomo y divulgador Carl Sagan. Sabía que las maravillas del universo no eran sólo eso, sino que cambiaban la concepción de nosotros mismos.

Sagan es una figura central del finales del siglo XX. Siempre desmintió la existencia de OVNIS, pero dejó su impronta en la imaginación colectiva con su preocupación por la vida extraterrestre, por ejemplo, con el proyecto SETI, la inclusión de los discos de oro con saludos en la sondas Voyager o la exigencia al gobierno de estados unidos de contar con un plan de acción en caso de haber contacto con una civilización extraterrestre.

Quizás la mejor muestra de la sensibilidad de Sagan es la fotografía “Un punto azul pálido”. Tomada a millones de kilómetros por la sonda Voyager, la tierra aparece como un pequeño punto de luz flotando en la inmensidad. Esta foto tiene un escaso valor científico pero un gran impacto en nuestra imaginación. En su discurso sobre ella, Sagan destaca, casi en un éxtasis de fragilidad y belleza, nuestra pequeñez en el universo. Se trata de una invitación a reconocer lo absurdo de nuestras diferencias y, en el fondo, una invitación a la paz.

300px-Pale_Blue_Dot

El primer capítulo de la serie Cosmos de Carl Sagan fue transmitido en 1980. Treinta y cuatro años después nos llega una serie que no sólo hereda el título, sino el espíritu de la original. Ahí está la nave de la imaginación con la que se atraviesa el universo. Ahí está la relación entre ciencia y sociedad, con la historia del surgimiento de la ciencia moderna en las iglesias renacentistas, y también su rechazo. A diferencia de muchas otras series sobre el universo que abusan de los efectos especiales y el sensacionalismo, la nueva Cosmos promete mucho. Y no es una coincidencia. Su presentador, Neil deGrasse Tyson, alumno se Sagan, es, igual que él, un escéptico y un soñador al mismo tiempo.

Deja un comentario