Aprende a sacar magníficas fotografías de la luna con la técnica prime focus (nivel intermedio)

14 de mayo de 2019.

Es posible que si ya tienes un telescopio, hayas sacado fotos de la luna pegando la cámara de tu teléfono móvil al ocular. Estas imágenes se ven muy bien, pero quizás te gustaría tomar fotografías aún mejores. Si ese es tu caso, este artículo es para ti. Aquí encontrarás cómo utilizar la técnica de foco primario (prime focus) para obtener unas imágenes espectaculares de nuestro satélite natural.

Equipo necesario

  • Telescopio.
  • Cámara de objetivos intercambiables (DSRL o mirrorless).
  • T-Ring.

Conocimientos requeridos

  • Conocimientos básicos de astronomía y uso del telescopio (puesta a punto de la montura, enfoque, colimación).
  • Conocimientos de fotografía (tiempo de exposición, ISO, formato RAW, conocer bien tu cámara).
  • Manejo de programas de edición fotográfica.

LA TÉCNICA PRIME FOCUS

La técnica prime focus consiste en colocar la cámara directamente al telescopio, sin que haya un ocular o lente de por medio. Es el telescopio mismo el que funcionará como un lente gigante. Para ello es necesario quitar el lente de tu cámara y colocarle un adaptador. Yo utilizo un T-ring compatible con mi cámara Sony de montura E. Pero tú debes elegir uno específico para la montura de tu cámara. Estos dispositivos se pueden conseguir fácilmente en línea o en tiendas especializadas y hay algunos de excelente calidad y muy baratos (15 dólares o menos).

T-ring para la montura E de Sony.

El problema de no alcanzar el plano de enfoque. Es posible que una vez que coloques tu cámara en el telescopio no puedas enfocar, especialmente si tienes un telescopio reflector que no está optimizado para astrofotografía. Si pudiste enfocar sin problemas, entonces salta a la sección “Cuida los detalles”, pero si no, en los siguientes párrafos explicaré algunas formas de solucionar este problema.

La incapacidad de enfocar se debe a que el plano de enfoque no alcanza a tocar el sensor. Podríamos decir que el punto de enfoque está “metido” dentro del portaocular y no alcanza a tocar la cámara. Las soluciones a este problema son varias y dependen de tu situación específica.

Esquema de una cámara que no alcanza el plano de enfoque.

Una de las soluciones más sencillas es quitar alguna pieza que te permita acercar la cámara al plano focal. En ocasiones el portaocular puede tener una pieza que se desenrosca, así que tendrás que retirarla. Debes tener mucho cuidado porque cámara puede quedar “bailando” y con riesgo de caerse. Para evitarlo puedes emplear una pequeña calza de papel.

Otra solución es utilizar un lente barlow, La ventaja de esta opción es que no tendrás que modificar nada del telescopio. Con el barlow obtendrás una imagen magnificada, lo cual puede ser bueno o malo dependiendo de qué tipo de fotografía quieras. Si tu objetivo es tomar un acercamiento y mostrar el detalle de los cráteres, entonces esta opción es ideal.

Finalmente, otra solución es mover el espejo primario al frente. Esta opción es difícil y poco recomendable porque tendrás que modificar tu telescopio, con todos los riesgos que ello implica.

CUIDA LOS DETALLES

Una buena fotografía está en los detalles. Evitar las vibraciones, colimar el telescopio y elegir un cielo con poca turbulencia hará que las fotografías sean excelentes aun sin ser procesadas. Por otra parte, si las fotos son de mala calidad, no importa cuántas horas le dediques a la edición en computadora, no obtendrás buenos resultados. En los siguientes párrafos voy a detallar algunas técnicas que son esenciales para obtener imágenes nítidas.

Un cielo adecuado. El cielo es el factor más importante para lograr una buena fotografía. Aunque todavía no domines la técnica, si tienes un cielo con buenas condiciones atmosféricas, obtendrás excelentes resultados. Por otra parte, si el cielo el malo, por más que te esfuerces (o que edites en la computadora), no tendrás imágenes de calidad.

Abajo hay un ejemplo de dos fotografías que fueron tomadas con las mismas especificaciones (mismo enfoque, misma cámara, mismo telescopio, misma noche). La diferencia es que en la primera hay más turbulencia atmosférica que en la segunda. Este es un ejemplo de lo mucho que afectan las condiciones del cielo. Sin duda puedes sacar una foto desde la ciudad, pero para obtener los mejores resultados mi recomendación es que salgas de viaje a buscar un cielo oscuro y despejado.

Comparación de imágenes con diferente turbulencia atmosférica.

Colimación. En caso de que tengas un telescopio reflector, cuida que esté perfectamente bien colimado. Lo ideal es realizar la colimación todas las noches antes de comenzar a sacar fotografías. Yo he encontrado especialmente útiles los colimadores láser, así que te recomiendo que también adquieras uno. Con una colimación perfecta vas a notar que el telescopio puede obtener muchos más detalles.

Colimando el telescopio con una herramienta láser.

Evitar el viento. Hay que evitarlo a toda costa porque la más mínima brisa sobre el tubo óptico va a traducirse en vibración en el telescopio y eso dificultará enormemente sacar una foto nítida. Si hay algo de viento, te recomiendo que te resguardes de él detrás de los árboles o de algún muro o roca.

Enfoque. Vas a descubrir que enfocar es una tarea realmente complicada y que se lleva mucho tiempo. Sin embargo, alcanzar un buen enfoque vale la pena y es la diferencia entre una fotografía mediocre y una excelente.

Si tienes un telescopio económico (como es mi caso), ajustar la rueda de enfoque pude ser un verdadero dolor de cabeza. Por más que uno se esfuerce, es muy complicado hacer ajustes muy pequeños. Hubo noches en las que sólo una de cada 20 fotografías tenía el enfoque adecuado. Una solución a este problema es adquirir un enfocador de doble velocidad. Sin embargo, su precio puede ser prohibitivo (alrededor de 200 dólares) y además no le queda a todos los telescopios.

Una solución barata y muy efectiva que encontré al problema del enfoque fue implementar un brazo de palanca. Pega con cinta adhesiva un palito de madera largo y ligero a la rueda del enfocador. El palito funcionará como un brazo de palanca y permitirá hacer ajustes muy precisos. Con esta técnica sencilla he logrado alcanzar un enfoque magnífico de manera rápida y eficiente.

Disparar a distancia o con temporizador. Tomar la cámara para disparar de forma manual también va a provocar indeseables vibraciones. Una solución fácil a este problema es que utilices el temporizador de la cámara para que dispare unos cuantos segundos después de que presiones el botón.

LA CONFIGURACIÓN DE LA CÁMARA

Coloca la cámara en modo manual y dispara en formato RAW. A diferencia del JPG, el formato RAW no es comprimido, lo que es absolutamente necesario si quieres extraer todos los detalles en el posprocesado. Selecciona un ISO bajo porque esto producirá poco ruido electrónico. Finalmente, ajusta la velocidad del disparo hasta que la imagen quede ligeramente subexpuesta.

Es recomendable sacar varias fotografías (de tres en adelante) con exactamente las mismas especificaciones de la cámara. En el posprocesado estas imágenes se van a combinar con Registax.

El siguiente es un ejemplo de fotografía todavía sin editar con ISO 100 y velocidad 1/160s. Se ve oscura pero tiene la ventaja de que ninguna parte está quemada, así que durante el posprocesado se podrán extraer todos los detalles de las sombras.

Fotografía de la luna sin editar. ISO 100, veldoicad 1/160s

El POSPROCESADO

Yo utilizo software libre (de preferencia) o gratuito. Pero esto mismo se puede hacer con software propietario, como Photoshop o Lightroom. El software que he utilizado es el siguiente:

Edición del archivo RAW. Las imágenes deben ser procesadas en formato RAW para poder extraer la mayor cantidad posible de detalles. Estos archivos son muy pesados y puedes acabar con una cantidad tremenda de información. En mi caso, mi cámara arroja archivos RAW de 24 MB, por lo que 20 fotografías ocupan casi medio gigabyte en mi disco duro. Puede parecer mucho, pero créeme, vale la pena.

El primer paso del posprocesado es entrar a Darktable (parecido a Lightroom) y aumentar la exposición de los archivos RAW. Pero ten cuidado de no aumentarla demasiado, al grado de que las partes más brillantes de la luna se quemen. El objetivo de este paso es simplemente darle más luz sin que se pierdan detalles.

También es recomendable hacer un prealineado de las fotografías porque si son muy diferentes entre sí, es posible que Registax no sea capaz de alinearlas.

Y eso es todo. Yo no toco niveles, curvas, tonos, contraste, ruido, enfoque ni nada más en este etapa (eso de hará después). El objetivo es simplemente tener archivos con todos los detalles originales.

Apilado en Registax. Registax es un programa gratuito que se utiliza para apilar (stack) diferentes fotografías en una sola imagen. La razón aplicar este procedimiento es que permite minimizar las pequeñas deficiencias, como turbulencias atmosféricas, ruido electrónico o vibraciones. En la imagen de abajo se puede apreciar que, aunque sutiles, las diferencias son importantes. La de la izquierda es una foto individual, mientras que la de la derecha es un apilado de tres imágenes distintas. En esta última se puede apreciar más detalle y nitidez. Mientras más imágenes tengas, los resultados serán mejores. Yo he apilado 20 imágenes con excelentes resultados.

Ejemplo de fotografía sencilla de la Luna (izquierda) y de tres fotografías apiladas (derecha).

Los últimos detalles en GIMP. Finalmente, proceso el archivo que arrojó Registax con el programa de edición de fotografía GIMP, muy parecido a Photoshop. En este paso puedo girarla, modificar los niveles, cambiar la curva de tono, aumentar la saturación, intensificar el contraste, ponerme mi nombre, etc. Si aumentas al máximo la saturación se harán visibles los colores azules y los amarillos, y aumenta rel contraste o modificar la curva de tono tendrá un efecto dramático que intensificará la diferencia entre las zonas claras y las oscuras. En lo personal, me gusta hacer una edición ligera para que la luna se vea natural, pero esto depende de cada quien.

Con esto, la fotografía ya estará lista :)

El proceso completo requiere de mucha dedicación y esmero. Tomar buenas fotografías de la luna puede llevarme hasta una hora, mientras que el posprocesado puede consumir dos horas más. Pero el esfuerzo vale la pena.

20 de mayo de 2019.

Deja un comentario