Tres revistas que cambiaron el rosto de la Ciencia Ficción: Amazing Stories, Astounding y New Worlds

Amazing Stories

Amazing stories es la primer revista dedicada exclusivamente a la CF. Comenzó a publicarse en agosto de 1926 y es aquí donde, por primera vez, Hugo Gernsback nombró y definió la Ciencia Ficción. Para muchos críticos, como Roger Luckhurst, este hecho marcó el inicio de la CF porque se tomó consciencia plena de las características de este género.

Para Gernsback, la “scientifiction” debía cumplir con dos propósitos: el de entretener y el de enseñar conceptos técnicos y científicos. Para muchos, Gernsback fue el primer historiador y teórico de la Ciencia Ficción, y por ello se nombró a los premios Hugo en su honor. Para otros, su influencia fue negativa porque restringió el género a una función didáctica.

En el primer número de esta revista, Gernsback incluyó a los que él consideraba padres de la Ciencia Ficción:

  • Julio Verne
  • H. G. Wells
  • Edgar Allan Poe

Amazing stories fue un revista que se publicó en formato pulp, es decir, con un tipo de papel muy económico. De esta forma, la CF comenzó su existencia formal como un género popular y pensado para llegar a las grandes masas.

Astounding

La revista Astounding está asociada con la llamada “época dorada” de la Ciencia Ficción. Su editor fue John Campbell, quien comenzó su carrera como escritor en la revista de Hugo Gernsback. Algunas de sus obras son notables, como “Who goes there” (1938), que luego John Carpenter llevó al cine como The thing (1982).

Pero la verdadera contribución de Campbell a la CF fue como editor. En 1938, tomó el mando de la revista Astounding, donde fungió como un editor muy exigente que no dudaba en pedirle a los escritores que corrigieran un texto y en ocasiones los corregía él mismo. En esta revista se publicaron autores tan importantes como Isaac Asimov y Robert Heinlein.

Puede decirse que el gusto de Campbell fue el que le dio forma a la Ciencia ficción de las décadas de los cuarenta y los cincuenta. Adam Roberts resume las características de la CF de esta época de la siguiente forma:

  • Narrativas lineales
  • CF dura
  • La presencia de un héroe
  • Expansionismo humanocéntrico y frecuentemente falocéntrico.
  • Está dominada por escritores blancos y hombres

New Worlds

La nueva ola de la CF o New Wave estaba vinculada con la revista New Worlds. Dicha revista estuvo dirigida por Michael Moorcock entre 1964 y 1970. Se publicaba en Ladbroke Grove, uno de los centros londinenses de la contracultura. La idea de Moorcock era transformar el género de la CF, pues quería que se convirtiera en algo más abarcativo, en lo que él llamó “speculative fantasy”.

La New wave tomó su nombre del movimiento del cine francés nouvelle vague. En una editorial, Moorecock abogaba por una CF más apasionada, sutil, irónica y original. Harlan Ellison y Moorcock decían que el modelo de la época dorada estaba agotado y encerrado en los límites de su propia construcción. J. G. Ballard afirmaba que la nueva ola proponía el paso de las aventuras musculares en el espacio exterior al examen psicológico del espacio interno.

Muchos escritores de la época dorada denunciaron a la nueva ola como literatura enferma. Robert Heinlein y John Campbell dijeron que eran textos escritos por maniáticos sexuales y neuróticos. Sin embargo, de las décadas de los sesenta y setenta, datan algunas de las obras maestras de la CF, como:

  • Frank Herbert, Dune (1965)
  • John Barth, Giles Goat-boy (1966)
  • Moorcock, Jerry Cornelius (1968)
  • Ursula K. Le Guin, The Left Hand of Darkness (1968)
  • Philip K. Dick, The three stigmata of Palmer Eldritch (1965), Do androids dream of electric sheep? (1968), Ubik (1969)

Sin duda alguna, estas tres revistas, Amazing stories, Astounding y New worlds cambiaron para siempre el rostro de la Ciencia Ficción.

Deja un comentario