Archivo de la categoría: Literatura y poesía

Mis poemas y fotos

Estás desnuda leyendo junto a mí

Estás desnuda leyendo junto a mí
Tienes polvo en la planta de los pies
De caminar sin zapatos por la habitación
Estás bocabajo con una almohada bajo el pecho
Y tienes el ceño fruncido
De los antiguos filósofos
Y los tejedores de palabras
Siempre imagino tu vida
Qué hacen tus pies cuando no los beso?
Tus dedos cuando no caminan sobre mí?
Tus piernas cuando no son mar y cascada?
Y ahora estás aquí
Escribiendo un ensayo
Leyendo desnuda
Con polvo en la planta de los pies

Vidrios

Llovió toda la noche en la ciudad.
Canciones de plata diciendo tu nombre en los vidrios de la habitación.
Por la mañana rebaños lechosos paseaban a la lejanía.
Bajamos de la mano.
Desayunamos en la calle.
Entraste corriendo al trabajo.
Los muros y los árboles frescos de lluvia todavía.
Al despertar rebaños lechosos paseaban en tu vientre.
Una migración de ballenas blancas atravesando el mar.
Y los vidrios se llenaron de neblina.
Una neblina que nos separaba del mundo como una fina capa de felicidad.

Ted Chiang – El gran silencio (cuento)

Los humanos usan a Arecibo para buscar inteligencia extraterrestre. Su deseo de hacer una conexión es tan fuerte que han creado un oído capaz de escuchar a través del universo.
Pero yo y mis compañeros loros estamos aquí. ¿Por qué no están interesados en escuchar nuestras voces?
Somos una especie no humana capaz de comunicarnos con ellos. ¿No somos exactamente lo que los humanos están buscando?

Sigue leyendo

Ursula K. Le Guin – La isla de los inmortales (cuento)

Queen Ursula at Potlatch 16 Portland, OR Photo by Denise Rehse Watson

Alguien me preguntó si había oído de los inmortales del plano Yendian, y alguien más me dijo que sí existían, así que cuando llegué allí, pregunté por ellos. La agente de viajes me mostró a regañadientes un lugar llamado Isla de los Inmortales en su mapa.

-No quieres ir allí -dijo.

-¿No?

-Bueno, es peligroso -añadió, mirándome como si pensara que yo no era del tipo de personas que ama el peligro, y en eso tenía razón. Ella era una agente local bastante tosca, no una empleada del Servicio Interplanar. Yendi no es un destino popular. En muchos sentidos, es tan parecido a nuestro propio plano que parece que no merece la pena visitarlo. Hay diferencias, pero son sutiles.

-¿Por qué se llama la Isla de los Inmortales?

-Porque algunas de las personas allí son inmortales.

-¿No mueren? -pregunté, no muy segura de la precisión de mi tradumático.

-No mueren -dijo con indiferencia-. Por otra parte, el archipiélago de Prinjo es un lugar encantador para disfrutar de dos semanas de tranquilidad. -Su lápiz se movió hacia el sur a través del mapa del Gran Mar de Yendi. Mi mirada permaneció en la gran y solitaria Isla de los Inmortales. La señalé.

Sigue leyendo