Archivo de la etiqueta: Ciencia ficción

Las fotografías que Carl Sagan le mandaba a Arthur C. Clarke

Carl Sagan le mandaba a Arthur C. Clarke fotografías de las sondas Viking y Voyager. Imaginen recibir la fotografía de otro planeta, un planeta que la humanidad había visto desde hace milenios sólo como un punto brillante en el cielo, pero que ahora estaba ahí, en la comodidad de tu casa y gracias a tu amigo, con todo su dramatismo y sus nubes y sus franjas, un espectáculo que ninguna generación había visto antes.

En las novelas de Clarke, esos vuelos más allá de la tierra, esas visitas a las lunas jovianas y esos extraños seres gigantes que vivían en la atmósfera de Júpiter fueron los maravillosos delirios de un escritor inspirado por los descubrimientos científicos de las sondas que vagaban en las solitarias órbitas de otros planetas.

Fotografía de Júpiter tomada por la Voyager
Ensayo de Sagan sobre Arthur C. Clarke (con correcciones)

Ted Chiang – El gran silencio (cuento)

Los humanos usan a Arecibo para buscar inteligencia extraterrestre. Su deseo de hacer una conexión es tan fuerte que han creado un oído capaz de escuchar a través del universo.
Pero yo y mis compañeros loros estamos aquí. ¿Por qué no están interesados en escuchar nuestras voces?
Somos una especie no humana capaz de comunicarnos con ellos. ¿No somos exactamente lo que los humanos están buscando?

Sigue leyendo

Ursula K. Le Guin – La isla de los inmortales (cuento)

Queen Ursula at Potlatch 16 Portland, OR Photo by Denise Rehse Watson

Alguien me preguntó si había oído de los inmortales del plano Yendian, y alguien más me dijo que sí existían, así que cuando llegué allí, pregunté por ellos. La agente de viajes me mostró a regañadientes un lugar llamado Isla de los Inmortales en su mapa.

-No quieres ir allí -dijo.

-¿No?

-Bueno, es peligroso -añadió, mirándome como si pensara que yo no era del tipo de personas que ama el peligro, y en eso tenía razón. Ella era una agente local bastante tosca, no una empleada del Servicio Interplanar. Yendi no es un destino popular. En muchos sentidos, es tan parecido a nuestro propio plano que parece que no merece la pena visitarlo. Hay diferencias, pero son sutiles.

-¿Por qué se llama la Isla de los Inmortales?

-Porque algunas de las personas allí son inmortales.

-¿No mueren? -pregunté, no muy segura de la precisión de mi tradumático.

-No mueren -dijo con indiferencia-. Por otra parte, el archipiélago de Prinjo es un lugar encantador para disfrutar de dos semanas de tranquilidad. -Su lápiz se movió hacia el sur a través del mapa del Gran Mar de Yendi. Mi mirada permaneció en la gran y solitaria Isla de los Inmortales. La señalé.

Sigue leyendo

Hombres necios

Autora: Valeria Camacho

Nos conocimos en una conferencia de Ciencia. Yo estaba preparando mi ponencia sobre los experimentos de agricultura que realizaban mis alumnos con tierra traída de Marte. Uno de los robots del laboratorio había conseguido muestras suficientes y trabajábamos en ello. Una cosa había quedado clara: sí podía crecer vida en suelo marciano.

Sigue leyendo

Her o la conciencia que se diluye

Her Spike Jonze

AVISO DE SPOILERS. Si no han visto la película “Ella” de Spike Jonze se la recomiendo mucho. Y no lean esto hasta que lo hagan.

Es irónico que en el póster de una película titulada Her (ella) no haya otra cosa que el rostro desconcertado y melancólico de Joaquin Phoenix. Pero no se trata de una película travestí, sino de una historia donde ella es un ser tan real como intangible.

Theodore Twombly (Joaquin Phoenix) flota a la deriva después de una separación que no ha logrado superar. Su exmujer lo abandonó por ser incapaz, dice, de expresar sus sentimientos. Pero Theodore se gana la vida justamente por lo contrario. Su trabajo consiste escribir cartas para otros, ellos sí, incapaces de expresar lo que sienten o sentir lo que supuestamente expresan.

Sigue leyendo

El camino de la verdad discurre a través de las mentiras y los sueños: Ursula K. Le Guin

Ursula K. Le Guin

La ciencia ficción me atrae pero también me decepciona. Muchos relatos de ciencia ficción saben vislumbrar problemas de gran interés y los plantean con habilidad al principio de la trama, pero después de alcanzar el punto más álgido del libro, que con suerte se encuentra a la mitad, se llega al final sólo por una especie de inercia de las palabras. Quizás por falta de sensibilidad de los autores o la falta de oficio, pero todo termina desinflándose.

Aún así sigo buscando… y la búsqueda me llevó a conocer una feliz excepción: Ursula K. le Guin.

Sigue leyendo