Archivo de la etiqueta: Grotesco

Bruegel – LUXURIA

Bruegel LUXURIA

Hay muchas cosas que me llaman la atención de esta imagen: su similitud con el jardín de las delicias del Bosco; el gallo, que ha sido visto como un símbolo de lujuria; la profusión del ano, que quizás quiere remarcar la suciedad; el monstruo, tan carnavalesco, como el de la pintura de Dulle Griet que comparte boca y ano; ese otro monstruo que, a lado de la rúbrica de LUXURIA, parece que se ha cortado el pene…

Atrás del gallo parece ir un una procesión escarnecedora (la burla en público era una terrible forma de castigo). Encabezándola va un hombre desnudo, atado y montado sobre algo que permite pasearlo a la vista de todos. Lleva ¿acaso una corona ridícula? con una leyenda que quizás relate su pecado. Los que van detrás y se burlan no parecen peculiarmente castos. Así, el lujurioso es castigado por otros lujuriosos. Acaso Bruegel se burla del castigo -que en sí es una burla-. O concibe a un ser humano débil, incapaz de juzgar y atrapado en sus pasiones.